Inicio >> Equipo de Veterinario Solidario

En Veterinario Solidario contamos con profesionales que tienen pasión por los animales.

Nuestro equipo

  • Andrea
    Auxiliar veterinaria

    Es algo así como un “todoterreno” en el mundo veterinario. Ha trabajado durante años en clínicas veterinarias, también como peluquera canina, ayuda en las visitas y en quirófano, se encarga de organizar la agenda… Y nos contagia a los demás su alegría y simpatía.

    El perro de Andrea se llama Guismo, como el protagonista de Los Gremlins. Ella estaba trabajando en una clínica donde había algunos perros en venta. A pesar de ser un cachorro de Shih Tzu muy simpático, iban pasando las semanas y nadie lo compraba. A Andrea le daba pena que no encontrara una familia y le tenía tanto cariño que, cuando vio que no iban a poder venderlo porque ya era demasiado mayor (es más difícil vender un perro de más de 4 meses), pidió quedárselo ella. Le supuso el sueldo de un mes, pero mereció la pena por salvarlo de vivir en un expositor.

  • María
    María Mateos, colegiada 8007 | Veterinaria

    Siempre le han gustado los animales, así que, qué mejor que dedicarse a ellos. Durante la estancia en la Fundación ONCE del perro Guía, pudo contribuir a la bonita labor que se realiza con los perros guía. Y desde 2016 comparte con nosotros y los animales que trata, su alegría y su sonrisa. Cuidado, ¡su sonrisa es contagiosa!

    Cuando era pequeña le gustaba mucho ir al pueblo a ver los animales que en la ciudad no tenemos. Allí había siempre muchos animales: el burro con el que daba un paseo por las tardes cuando lo llevaban a guardar, las vacas que estaban pastando cuando iba a bañarse al río y sobre todo cabras, con sus chivos. Son tan graciosos cuando mueven el rabito cuando maman…

  • Sandra
    Sandra Moreno, colegiada 6623 | Veterinaria

    Sandra montaba a caballo de pequeña, y con 7 u 8 años ya tenía decidido que quería ser veterinaria. Ahora que ya lo ha conseguido, le encanta poder trabajar con animales y la satisfacción que da la recuperación de los animales que trata cuando están enfermos y gracias a sus cuidados y tratamientos, mejoran. Los dueños de las mascotas se quedan tranquilos por el entusiasmo y simpatía con la que comparte su experiencia.

    El gato de Sandra se llama Orión, como la constelación. Llegó a la perrera de cachorro y con una patita rota. A pesar de lo encantador que era no conseguía encontrar una familia; el tiempo que estuvo allí consiguió conquistarla con su simpatía y ganas de jugar. En cuanto tuvo ocasión lo adoptó y lo llevó a casa donde en pocas horas ya era el rey del lugar. Como buen gato que es, prefiere las cajas, bolsas, bolas de papel y gomas a los "cientos" de juguetes gatunos que tiene. Tiene completamente enamorados a sus amitos, sobre todo cuando pide caricias ronroneando y chocando su cabecita con la de ellos.

  • Chus
    Mª Jesús Núñez, colegiada 7144 | Veterinaria

    En idioma gatuno o perruno, seguro que "Chus" significa "alegría". Y eso es lo que le transmite Chus a los animales que trata, por eso no hay bichillo que se le resista, se quedan contentos porque saben que están en buenas manos. Y es verdad que son buenas manos, porque además de cirugías, le gusta hacer manualidades de ganchillo con trapillo.

    Las mascotas de Chus son:

    Keka: Atigrada cual tigre campero, adoptada en pueblo de Extremadura. Su fiel compi, duerme con sus cuatro patas pegadas a su cuerpo y en cuanto se descuida le succiona la muñeca como un kitten.

    Minou: Gata polar. Nombre sacado del libro Una pasión Vintage. Le encanta subirse a la mampara de la ducha y sacar tooooda la arena del arenero. A la vuelta de vacaciones viene con una línea negra de grasa por meterse debajo de los coches... Es la mejor disimulando y parte la pana en casa.

  • Juanjo
    Juan José Moreno, colegiado 5630 | Veterinario

    Especialista en comportamiento y, desde hace un tiempo, en lucha constante con el alergólogo que le recomienda cambiar de profesión. Por ahora, va ganando la vocación, aunque reparte el tiempo entre las visitas, la organización y la participación en varios foros sobre animales, dando consejos y opiniones.

    Juanjo estaba haciendo una guardia de noche en un hospital y dejaron abandonada una camada de gatitos en la puerta. Los recogió para criarlos y buscarles una familia cuando fueran un poco más grandes… Así es como llegó Pulgui, una gata que tiene 3 aficiones: ronronear lo más alto posible, perseguir una bolita durante 40 segundos (después ya se cansa y/o se aburre) y comer. Sobre todo, comer.

  • Ana
    Encargada de los proyectos solidarios

    Prototipo de “loca de los gatos”, se encarga de los proyectos que llevamos a cabo en nuestra obra social. Resulta fácil estar de acuerdo con ella, porque todo lo hace con una gran sonrisa, y mucho más cuando se trata de ayudar a niños y a “animalinos”. Porque, como buena extremeña, todo lo que dice acaba en –ino.

    Jonda es hermano de camada de Pulgui. Llevan toda la vida juntos, pero son muy diferentes. Él es un gato muy activo, que tiene el mismo punto de vista para todo. Una pelota de ping pong: juguete. Una mosca: juguete. Tus pies: juguete. Un clip: juguete. Pulgui: juguete favorito. Las únicas cosas que no ve como juguetes son sus archienemigas: la aspiradora y la guitarra.

Contacta con nosotros